Ir al contenido principal

¡Hasta pronto Gorilla Mendoza!

Dicen que para que las cosas nuevas lleguen, otras tantas hay que dejarlas atrás (pero en un buen sentido). Llegué un 26 de abril pasadas las 14 hs a Mendoza Capital con un cielo que me recibía grisáceo y garuante a la vez. Fue de las pocas veces que en 51 días en Mendoza Capital vi "llover" (sólo dos veces garuó para que se den una idea). Recuerdo que la misma calma que sentí en ese entonces, es la misma que siento ahora, porque al igual que lo supe en su momento, sé que lo que venga va a ser bueno y voy a estar bien.

Recuerdo que mi primer impresión de la ciudad no fue en absoluto  de un descomunal amor. Sin embargo, con el correr de los días, todo fue mutando, y fue para bien. Caminé los dos kilómetros de la terminal cuestionándome ¿Qué hago acá? ¿Y si después de todo me equivoqué? Porque así soy yo, necesito cuestionarlo todo, inclusive si se supone que hay una respuesta para ello, yo quiero la mía propia. En fin, después de un mes y medio y más, puedo decir que me enamoré de Mendoza, de sus días de intensos sol brillante, sus calles arboladas y otoñales. Me enamoré de el sonido del agua recorriendo las acequias que atraviesan la ciudad de punta a punta. Caminé Mendoza Capital  de este a oeste y de norte a sur. Visité sus museos, plazas y cerros y me maravillé con cada momento compartido en el hostel con mis compañeros voluntarios, huéspedes, y claro está, mis queridos anfitriones, los hermanitos Yanke: Belu, Maty y July. De Belu no tengo mas que decir que es un encanto de persona, es inquieta, divertida y generosa. Gracias Belu por las risas y esa sonrisa tan cálida desde el momento en que entre por la puerta de Gorila Hostel. Gracias Maty por haber respondido a mi pedido del voluntariado y al igual que con July, gracias por la buenísima onda en todo momento, realmente los sentí familia. ¿¡Y qué decir de mis compas voluntarios!? Chelsea from Boston, que linda, alegre e inteligente. Gracias por la paciencia y buena voluntad a la hora de dejarme practicar mi oxidado inglés con vos. ¡Lety! ¡Cómo amo fazer vocé ficar brava! Pensar que hemos caminado, reído y recorrido tanto durante todo un mes. ¡Jackie, mi querida amiga! ¡Cómo te quiero y admiro a la vez! Sos tan noble, bella y talentosa, espero que siempre te mires con los ojos que te miro yo, porque sos un maravilloso ser humano y nunca te voy a olvidar. Sin lugar a duda las mejores dos semanas de nuestras vidas. Victor, el niño de los ojos tiernos y pestañas rizadas. Él siempre con una sonrisa para regalar y contagiando su buen humor. ¡Sarita, la chica danesa! Alegría y energía pura. Siempre con su "Cindia" de cada mañana, siempre concentrada en lo que escribe. ¡Y como escribe! Y luego, un día,  llegó el último de todos los voluntarios: el muy y bien preponderado Agustín. Recuerdo que cuando Agus llegó, Maty me llamó serio y me dice "vení", abre y ahi un chico flaquito y barbudo con aire bohemia yacía al pie del umbral. "¿Vos qué decis?¿Lo dejamos entrar?" , me preguntó Maty a modo de broma. Si bien al principio mi postura fue distante, con el correr de los dias no sólo me relajé, sino que nos volvimos muy buenos compinches a la hora de hacer chistes y reírnos de tonterías.

11/06/17 O me traían un banquito o no me subía arriba de Miguel (el caballo). Ph cortesia de Sara Helmark de mynewflipside

¿Pero saben que fue los más lindo de todo? Que ésta gran familia no se limitó a sólo a los del dia a día,  sino también a los huéspedes que pasaron y que también dejaron marca, como Tatiana y Ricardo de Minas Gerais con su vitalidad y buena onda, Etienne (Titi) de Francia siempre con una sonrisa o algún bailecito reggaetonero, Lean siempre cocinandonos rico, contándonos anécdotas y vivencias, Goose de Hungría con su encantador español y medias coloridas y Eduardo de Cerrillos - Salta, el chico que después de varios días sin cruzar las palabras justas y necesarias, me pidió hacerle de oyente para una presentación en inglés y a partir de ahí comenzó tan linda amistad.

14/06 Sarita, Lean, Goose y Agus 

Si tuviera que hacer un resumen de mi estadía en Gorilla y Mendoza, sobre todo lo que hice, diría qué: subí el Cerro Arco y el Cerro de la Gloria tres veces, anduve la ciudad a pie y en bici una decena más. Compartí dos asados inolvidables con gente de todas partes. En la primera ocasión con gente de CABA, Comodoro Rivadavia, Bélgica, Brasil, Rusia, Mendoza, Dinamarca y Estados Unidos. La segunda ocasion fue después de un domingo de cabalgata en el desertico paisaje de Las Heras. brasileños, Mendozinos, alemanes, canadienses, británicos; entre otros, nos regalon a Sarita y a mi el broche de oro de mi último domingo en Mendoza. Risas, bromas, walking Tour, noche de turismo astronómico, una excursión por Alta Montaña, una salida relámpago a Santiago de Chile, momentos de felicidad, momentos de melancolía, llamados a la reflexión, comidas, salidas, llantos, regalos, calor de hogar. Mi gratitud es tan grande que no me alcanzan las palabras para describir lo extraordinario de éste viaje. Sé que voy camino a una transformación, sé que esto no se termina acá y que quizás las vueltas de la vida me inviten a regresar a dónde todo empezó, porque para serles franca puede que parezca que no pertenezca a ningún lugar, pero eso no es ciento por ciento cierto, porque no soy la clase de persona que le guste encasillarse en una profesión u estilo de vida. Me permito disfrutar sanamente de todo, me permito pertenecer a todas partes porque todas partes es también mi hogar. Me permito ser lo que quiero ser y no lo que pretenden que sea. Me permito viajar ...

Asadito multicultural. Photo cortesía de Belu Yanke from Gorilla.

¿Y cómo se hace para partir después de todo esto? Se puede. Me voy con la misma mochila con la que vine y con el corazón mas lleno. Amé cada día en éste maravilloso hogar que resulta que es un hostel, pero que la mayoría de los que somos parte de él, lo adoptamos como un segundo hogar. Me voy y me llevo gratos recuerdos, anécdotas, fotografías y hasta algún que otro momento de llanto. Me voy emocionada y extasiada de tanto que he dado y he recibido. Me voy con más cariño del que vine. Viví  cada día intensamente, descubrí, anduve, bicicleté y ahora digo adiós, aunque más que un adiós es un hasta pronto, porque esto sencillamente no se olvida. No se olvida que fue mi primer voluntariado, mi primer viaje sola y la certeza de que es el principio de muchas cosas buenas que vendrán.

16/06/17 Belu y yo. Abrazo despedida junto a mi encantadora anfitriona. Una de las personas más bellas de entre las tantas que conocí en mi paso por Mendoza. 

Gracias Gorila Hostel y mi gente bella que los llevo y llevaré siempre en mi mente y corazón. Gracias. Me voy, me fui, no estoy ... ¡Bienvenida Valparaiso como la continuación de mi siguiente aventura!



Otros post que te pueden interesar:



Cuyo:




Entradas populares de este blog

Qué hacer en Puerto Pirámides

Para ubicarnos geográficamente, Puerto Pirámides se encuentra en la Región Patagónica de la República Argentina, más precisamente al este de la provincia de Chubut y al centro oeste de Península Valdés., a orillas del Golfo Nuevo. Dicha península es en su conjunto una reserva natural (razón por la cual, se debe abonar la entrada a la misma), que fue declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en el año 1999 debido a la riqueza de su fauna marina, entre la que destaca la Ballena Franca Austral que se encuentra en peligro de extinción. Los Pingüinos de Magallanes, lobos y elefantes marinos, comprenden parte de sus atractivos, al igual que una inmensa fauna de aves.
Ahora bien, si leyeron Patagonia Salvaje, habrán leído varias de las actividades que podrán realizar,  y que aquí ampliaré un poco más.
Qué hacer en Puerto Pirámides
* Avistaje de ballenas (temporada de junio a fines de noviembre): Ronda los $1400 pesos argentinos (U$D 80) con una duración de hora y media y guia…

Un salto de más de 3600 km

Dentro de mi lista de deseos, viajar, conectar con personas de otros lugares, conocer la nieve, estaba entre lo anhelado y lo que incluso pareció ser lejano. Dicen que las limitaciones siempre son las barreras mentales, antes que las circunstanciales propiamente dichas. De los 6 a los 17 la obligación de todo individuo es la de formarse para convertirse en "el futuro". De los 18 a 25 (en promedio) tenés que seguir estudiando para tener en el futuro un buen pasar y de allí en más trabajar para pagar el estudio, deudas innecesarias, etc. Si hay algo que tengo en claro a mis 30, es que sin duda ésta es la mejor edad, porque después de haber pasado todas las etapas anteriores, sigo con la convicción de que no hace falta trabajar por una montaña de posesiones que se transformarán en deudas, que a su vez se transformarán en horas extras de trabajo, que se traducirá en cansancio seguido de estres para olvidar cual es el significado básico de la vida: vivirla. Entonces mi pregunta …

Mi primer voluntariado 2017

Hoy es 19 de abril de 2017. Son las 12:39 pm y todavía estoy que no me lo creo. O.o

De seguro si llegaste hasta aquí, es porque tenés un serio problema con no saber cómo hacer para viajar sin morir de indigencia en el intento. Pues bien, vamos por partes. Trabajé durante la temporada de verano en un bello complejo en Mar de Ajó, lo cuál me hizo factible el poder ahorrar unos pesitos, sin embargo, no lo suficiente para darme el lujo de ir a la Quiaca ida y vuelta, pero al menos si para movilizarme. En fin, el 31 de marzo fue mi último día de trabajo, y la verdad es que a los dos días estaba caminando por las paredes de no hacer nada. Curriculums aquí, allá, y la incertidumbre era cada vez mayor y con ello, las ansias cada vez más grandes por viajar. Como muchos de ustedes sabrán, el tiempo mejor aprovechado es aquel en el que se está en contínuo movimiento.

Me leí cuanto blog de viajes encontré. En todos ellos, el Volunteering era palabra santa. Comencé así pues, mi búsqueda en portale…