Ir al contenido principal

Reflexiones de viajes.

Creo que todos los que viajan por la vida, coincidirán que las anécdotas y moralejas, son cosa imprescindible en cada hoja de ruta, pero no por ello, las reflexiones son menos importantes. 

Leí por ahí que viajar fomenta el autoconocimento (¡ya lo creo que si!). Pero no sólo aprendemos a tener una noción sobre nosotros, sino que también aprendemos a tener una noción sobre quienes son los demás. 

Pero bueno, vamos por partes. Mi nombre es Cintia, tengo 30 años, soy la hermana mayor de dos increíbles seres humanos y tía de un pequeño que le encanta llamarme de "amigo". Si bien en mi infancia no me faltó nada, creo que en cierto modo fue la que hoy día me motiva a ir de un lugar a otro  (no porque haya sido buena, sino porque me sobraban razones para huir, pero bueno, cuando eres niño cuentas con el don de la imaginación). Creo que si me pudiera hacer un tatuaje, me tatuaria un par de alas, porque independientemente de que es un cliché, me siento como un ave que experimenta la libertad después de una vida en cautiverio. Cautiverio de sacar las mejores notas para agradar a mi madre (porque claro está, siempre está más bueno presumir 9 y  10 que el esfuerzo en sí mismo). Cautiverio de agachar la cabeza y tener un si para todo, porque las buenas hijas nunca tienen un no por respuesta, y ni hablar de callarse la boca ante los secretos vergonzosos. Cautiverio de que me hagan sentir culpable de las acciones egoistas y mezquinas de los demás. Nadie se merece el maltrato en ninguna de sus formas. Cautiverio de pagar el derecho de piso en más de una ocasión y que encima de que te paguen miseria a la hora de pagarte te hagan sentir que te están haciendo un favor. Pero estos últimos han sido puntuales, para mi dicha, mis últimas experiencias han sido buenas y en viajes. Cautiverio de que o perteneces acá o allá, aunque pertenezca a todas partes. Cautiverio a no ser lo suficientemente buena para algo o alguien. Cautiverio, cautiverio, cautiverio. Ya no más. 

Viajo porque puedo, porque quiero, porque me permite volar, expandir la mente. Viajo porque a pesar de que puedo parecer tremendamente aventurera soy terriblemente insegura en terrenos desconocidos. Viajo para perder los miedos. Viajo porque abro mi alma al mundo y el mundo me regala mil experiencias ajenas, maravillosas y desconocidas. Viajo para permitir que personas y vivencias nuevas lleguen a mi vida y para seguir conociendo aún más a los que están a la distancia. Viajo porque  no tengo ataduras y también porque antes que morir de ganas leyendo blogs de viaje y decir "algún día ", digo "¿a dónde hay que ir?". Viajo para reírme de mi misma y para que los demás se contagien de mi risa y me devuelvan otra a cambio. Viajo para que mis días cobren sentido y para sentirme útil para mi misma y los demás. Viajo para que el cautiverio no me contamine y no me permita disfrutar de cuál es mi misión en la vida: ser feliz. Viajo porque soy pura espontaneidad y torpeza, y porque me gusta divertir a los demás con mi característica forma de ser. Viajo porque no tengo riquezas y porque mi verdadera riqueza está en lo que siembro. Viajo para analizar mi presente, descartar mi pasado y embellecer mi futuro. Viajo para hacerme sabía, más humilde. Viajo para que mi niña interior pueda explorar el exterior y para que los años sean números provechosamente vividos. Viajo porque la vida merece ser celebrada y cada nuevo viajero que se encuentra en mi camino, es un motivo de sobra para celebrar. Viajo porque cientos de  fotos en una revista no son vivencias y las vivencias claramente las quiero tatuadas en el alma. Viajo para alejarme de lo que no quiero ser, aunque de hecho siempre fui una gran parte de quién soy. Nunca fui una seguidora y si bien en más de una ocasión me ha tocado liderar, viajo porque me gusta enseñar, escribir, inspirar, compartir, tener historias que contar. Viajo porque una parte muy ingenua de mí añora encontrar un amor verdadero e incondicional, pero otra se niega a renunciar a esto que tanto disfruto.  Viajo para probarme a mi misma que la felicidad está al alcance de mi mano y que es mi propia responsabilidad. Viajo porque las fronteras no son sólo físicas, sino mentales y quiero dejar de decir "no puedo". Viajo porque no quiero desvanecerme en la rutina y si quiero desvanecerme en los colores que el otoño trae consigo. Viajo porque antes de morir quiero haber vivido con total libertad, libre de prejuicios, mezquindad y superficialismos innecesarios. 

Viajo, viajo, viajo ... y a pesar de las excusas sobran para no hacer lo que hago, las razones por las que elijo hacerlo pesan mucho más. Viajo... viajo... viajo...

***


También te puede interesar

Brasil: De Buenos Aires a Florianopólis en auto Top 10: FlorianopólisPiranhas: Un colorido pueblo brasileño (Parte I)Piranhas: Un colorido pueblo brasileño (Parte II)Diario de viajes: De Buenos Aires a Maceió (Parte I)Diario de viajes: De Buenos Aires a Maceió (Parte II)Diario de viajes: de Buenos Aires a Maceió (Parte III)Diario de viajes: de Buenos Aires a Maceió (Parte final)

Córdoba: Viaje en tren: Buenos Aires - CórdobaCórdoba increíble (Tour fotográfico)

Mendoza: Qué hacer en Mendoza (Parte I)Qué hacer en Mendoza (Parte II)

Patagonia: Más de una razón para visitar Villa La Angostura (Parte I)Más de una razón para visitar Villa La Angostura (Parte II)Cómo sobreviví dos meses en Villa La Angostura

Voluntariados: Mi primer voluntariado - Mza 2017 (Parte I)Mi primer voluntariado - Mza '17 (Parte II)Mi primer voluntariado - Mza '17 (Parte III)

Otros: Reflexiones de viaje



Entradas populares de este blog

Qué hacer en Puerto Pirámides

Para ubicarnos geográficamente, Puerto Pirámides se encuentra en la Región Patagónica de la República Argentina, más precisamente al este de la provincia de Chubut y al centro oeste de Península Valdés., a orillas del Golfo Nuevo. Dicha península es en su conjunto una reserva natural (razón por la cual, se debe abonar la entrada a la misma), que fue declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en el año 1999 debido a la riqueza de su fauna marina, entre la que destaca la Ballena Franca Austral que se encuentra en peligro de extinción. Los Pingüinos de Magallanes, lobos y elefantes marinos, comprenden parte de sus atractivos, al igual que una inmensa fauna de aves.
Ahora bien, si leyeron Patagonia Salvaje, habrán leído varias de las actividades que podrán realizar,  y que aquí ampliaré un poco más.
Qué hacer en Puerto Pirámides
* Avistaje de ballenas (temporada de junio a fines de noviembre): Ronda los $1400 pesos argentinos (U$D 80) con una duración de hora y media y guia…

Presupuesto mochilero

Creo que la pregunta existencial en todo momento es el tema del costo de vida durante los viajes. Concuerdo con muchos  (ahora lo sé), que para viajar no se necesitan grandes inversiones, al menos si se empieza desde Sudamérica.


1. Establece un fondo para tus viáticos

Respecto de éste tema en cuestión, la solución más sencilla es siempre hacer dedo (yo aún no lo he hecho) y claramente ahorraras en gran medida. Ahora bien, en caso contrario: A- Puedes comprar tus tickets de viajes con antelación o B- buscar las mejores ofertas en el lugar de destino o alrededores. Está en cada uno consultar por Internet o bien directamente desde la terminal de ómnibus dónde muchas ofertas están publicadas en las vidrieras de las agencias de pasajes.

Vidriera de ANDESMAR en Terminal de ómnibus de Mendoza - Mayo '17
2. Lleva un libro de gastos

Es una buena opción para tener en cuenta en que cosas en imprescindible gastar, y en cuáles no. El Bloc de notas del celular es siempre un buen aliado.
3. Estab…

Mi primer voluntariado '17 (Parte I)

Mendoza me recibió con lluvia. De hecho, no exagero en decir que mi viaje estuvo pasado por agua. Llovía desde que salí de Mar de Ajó y de allí en más hasta llegar a destino.
Pizarra de bienvenida 
Al bajar de la terminal, el paso uno fue pedir un plano de la ciudad (casi ininteligible), en información turística. Lo siguiente fue cruzar la avenida para tomar el colectivo.  Ingenua de mi preguntando si allí se usaba SUBE (Sistema Único de Boleto Electrónico). "Ya quisieras", pensé para mis adentros. Mi yo cavernícola quería preguntar si se podía pagar con billete, me contuve. "Se paga con tarjeta " , me dijo una chica. La tarjeta es tipo como la SUBE, pero propia de Mendoza. No billete, no monedas, mi tener que caminar. Con mochila a cuesta de 60 litros me recorrí más de 2km hasta finalmente llegar a destino. Fui recibida por Belu, mi anfitriona,  con una sonrisa y energía increíble. No pude evitar sentirme reflejada en ella porque prácticamente gozamos de la misma …