Ir al contenido principal

Mi primer voluntariado 2017

Hoy es 19 de abril de 2017. Son las 12:39 pm y todavía estoy que no me lo creo. O.o

De seguro si llegaste hasta aquí, es porque tenés un serio problema con no saber cómo hacer para viajar sin morir de indigencia en el intento. Pues bien, vamos por partes. Trabajé durante la temporada de verano en un bello complejo en Mar de Ajó, lo cuál me hizo factible el poder ahorrar unos pesitos, sin embargo, no lo suficiente para darme el lujo de ir a la Quiaca ida y vuelta, pero al menos si para movilizarme. En fin, el 31 de marzo fue mi último día de trabajo, y la verdad es que a los dos días estaba caminando por las paredes de no hacer nada. Curriculums aquí, allá, y la incertidumbre era cada vez mayor y con ello, las ansias cada vez más grandes por viajar. Como muchos de ustedes sabrán, el tiempo mejor aprovechado es aquel en el que se está en contínuo movimiento.

Me leí cuanto blog de viajes encontré. En todos ellos, el Volunteering era palabra santa. Comencé así pues, mi búsqueda en portales asociados a voluntariados y ¡Ta - chan!, llegué hasta WorkAway, sin embargo, mi ilusión se fue tan pronto me pedía registrar el código de mi inexistente tarjeta de crédito. Si, si, ya sé ¿pero porque tengo que pagar por trabajar gratis? Es una cuestión de sentido común, ellos hacen de intermediarios, y cada uno tiene que sacar su ventaja al respecto. ¿Cómo concluyó mi brevr amorio con WorkAway? Simple, no tarjeta, no otros medios de pago, chau voluntariado.


Ahora bien, se preguntaran, ¿y ésta historia, cómo continúa? Muy simple, no me rendí. Allá, a lo lejos, en un blog que ya ni recuerdo, apareció Lluqui, y se hizo la luz. Lluqui es básicamente una plataforma parecida a la ya mencionada, pero sin tantas vueltas. Simplemente en una única página principal te ofrece los destinos en los que opera (Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador), luego te da la opción de postular y rellenar un formulario con datos básicos. Lo negativo de esto último, es que cada vez que postules vas a tener que completar tus datos. Lo siguiente es revisar tu email cada tanto, para ver si recibiste noticias de los anfitriones interesados. Ahora bien, en caso de confirmación, Lluqui pide un pago de U$D 20. ¿Y qué pasó con que tenías tarjeta de crédito? ¡Sigo sin tenerla! Lo bueno de Lluqui, es que te permite abonar mediante cualquier medio de pago.

Ahora bien, dicho todo esto, ayer  me contacté con mi anfitriona en Mendoza Capital, hoy me confirmó que ya puedo comenzar, y en cuatro días nada más, estaré en viaje hacia una ciudad en la que jamás había estado. Así que, básicamente, no malgasten sus ahorros, porque nunca saben cuando las puertas se abrirán  hacia alguna oportunidad. Y cómo suelo decir "Las oportunidades son de quienes las toman, y no de quienes las dejan pasar" ¿Y ustedes? ¿Qué están esperando para ir en búsqueda de su gran oportunidad?



También te puede interesar







Entradas populares de este blog

Qué hacer en Puerto Pirámides

Para ubicarnos geográficamente, Puerto Pirámides se encuentra en la Región Patagónica de la República Argentina, más precisamente al este de la provincia de Chubut y al centro oeste de Península Valdés., a orillas del Golfo Nuevo. Dicha península es en su conjunto una reserva natural (razón por la cual, se debe abonar la entrada a la misma), que fue declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en el año 1999 debido a la riqueza de su fauna marina, entre la que destaca la Ballena Franca Austral que se encuentra en peligro de extinción. Los Pingüinos de Magallanes, lobos y elefantes marinos, comprenden parte de sus atractivos, al igual que una inmensa fauna de aves.
Ahora bien, si leyeron Patagonia Salvaje, habrán leído varias de las actividades que podrán realizar,  y que aquí ampliaré un poco más.
Qué hacer en Puerto Pirámides
* Avistaje de ballenas (temporada de junio a fines de noviembre): Ronda los $1400 pesos argentinos (U$D 80) con una duración de hora y media y guia…

Un salto de más de 3600 km

Dentro de mi lista de deseos, viajar, conectar con personas de otros lugares, conocer la nieve, estaba entre lo anhelado y lo que incluso pareció ser lejano. Dicen que las limitaciones siempre son las barreras mentales, antes que las circunstanciales propiamente dichas. De los 6 a los 17 la obligación de todo individuo es la de formarse para convertirse en "el futuro". De los 18 a 25 (en promedio) tenés que seguir estudiando para tener en el futuro un buen pasar y de allí en más trabajar para pagar el estudio, deudas innecesarias, etc. Si hay algo que tengo en claro a mis 30, es que sin duda ésta es la mejor edad, porque después de haber pasado todas las etapas anteriores, sigo con la convicción de que no hace falta trabajar por una montaña de posesiones que se transformarán en deudas, que a su vez se transformarán en horas extras de trabajo, que se traducirá en cansancio seguido de estres para olvidar cual es el significado básico de la vida: vivirla. Entonces mi pregunta …

¿Voluntariado o Couchsurfing? Esa es la cuestión

¿Cual es mejor? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas a la hora de ahorrar en alojamientos? ¿Qué modalidad es más segura?



Ya sea opten por uno, u otro, ambos cuentan con ventajas cómo desventajas, pero claro está, eso va a depender de sus tiempos, presupuesto y flexibilidad en su itinerario viajero. En el caso de quienes tienen una rutina estable y cuentan con dos semanas de vacaciones, entonces lo más conveniente es Couchsurfing. Ahora bien, en el caso de tener un itinerario flexible, con retorno desconocido, un voluntariado o combinación de ambos son una experiencia más que interesante.
Si bien en el período abril - junio he realizado casi dos meses de voluntariado en un hostel y tres couchsurfing, no podría decir  que uno es mejor que otro, porque independientemente de que mis experiencias fueron buenas, no todas las personas son iguales.
Para ser más clara, vamos por partes. En primer lugar, es importante destacar diferencias y similitudes.
¿Qué es un voluntariado y cuando es conv…